lunes, 28 de septiembre de 2009

Los caballeros las prefieren gordis...

pero se casan con las delgadas...

Tengo esa teoría.
Un hombre casado (tantos...) con una mujer, no digo perfecta, porque no lo es nadie, pero sí digo "estéticamente aceptable socialmente hablando" para poder lucirla delante de todo el mundo, sobre todo de los amigos y vecinos y que le envídien si es posible (están enseñados así desde hace tanto que ya es genético yo creo, pobres...): delgada, principalmente, más o menos guapa de cara, eso ya es más secundario, que viste de manera "correcta" y que es más o menos inteligente e "interesante", tampoco se trata de eso ahora, hablo del físico.
Por regla general, y es lo que la experiencia propia y lo que veo a mi alrededor me ha hecho comprobar, si tiene una amante, será físicamente sobre todo, contraria a lo que es su esposa: gorda (en mayor o menor grado), con un vestuario más o menos correcto (eso le da igual en el fondo porque para lo que "la saca" o la ve vestida...), y lógicamente, le dará sexualmente cosas que supuestamente no encuentra en casa, sobre todo si ya hay hijos (las mujeres tienden a volcarse en su prole y olvidar bastante al padre, también está más que comprobado, pero es instinto, como la gran mayoría de animales que cuidan de sus crías, en ese tiempo, no tienen más contacto con los machos, hasta que las crías son independientes y claro, como los humanos tardamos tanto... vale, también hay madres que pasan, pero son las menos... se nota que veo muchos documentales de animalicos?).

Si además su amante le ofrece "intelectualmente" otros estímulos, pues vamos, genial ¿no?, la mujer casi perfecta y que no le da quebraderos de cabeza.

Pero... si se diese el caso y él pudiese ser libre... ¿se casaría o se arrejuntaría seriamente con ella, con la amante?. Mira que lo dudo...

Claro, hay mujeres gordas casadas (y con tíos estupendos muchas de ellas, para nada "con lo que las delgadas no quieren", que esa creencia existe, que las gordas estamos aquí para recoger lo que el resto no quiere...), por supuesto (si no, dónde estaría yo, por ejemplo), y delgadas que no encuentran marido, faltaría más y no es que pretenda generalizar (pero casi)...

No es una verdad absoluta ni es aplicable al 100x100 de los hombres, por supuesto; es sólo mi punto de vista, porque para gustos e ideas, colores, pero se da demasiadas veces por lo que he vivido y sigo viviendo y viendo a mi alrededor de toda la vida... y cada vez más, claro, porque vamos involucionando en estos temas (uy, "en éstos" digo? pues no, en taaaaantos en realidad...).

Yo, como nací gorda y moriré gorda (en mayor o menor medida, ahora espero que cada día un poquito menos) y estéticamente incorrecta (con mis tatus, mi forma de vestir, etc), no me emparejo en la vida, jajajajajaja!!!!!! En realidad creo que mi postura de "no quiero novio y mucho menos marido" se debe a que me creí esta teoría mía desde tan cría que la hice sentimiento propio... algún psicoanalista en la sala?

4 comentarios:

Nana Nicotina dijo...

Pues mira, yo de psicoanalista poco, pero creo que sé exactamente a lo que te refieres; me parece una teoría de lo más interesante. Pienso que casi todos los hombres que quieren casarse y formar una familia, oséase, 'establecerse y sentar cabeza', se buscan mujeres-comodín, que den buena imagen de puertas p'a fuera, que sean buenas madres, etc. Vamos, que proyecten un barniz de normalidad. Lo que ya no estoy tan segura es de si siempre ese tipo de mujeres-comodín son delgadas. Simplemente creo que lo que buscan es una mujer anodina, sin más, y a poder ser, que no les sobrepase en inteligencia, porque a muchos tíos eso, buff... ya sabes lo que te quiero decir, ¿no?
Mira, en mi caso yo tengo 25 años, y por cuestiones genéticas he heredado la complexión de mi padre: no engordamos ni aunque nos maten, y muchas veces eso me ha valido apelativos tan geniales como: flaca, escuálida, e incluso anoréxica. Yo como mucho. Y me gustaría pesar unos kilos más de los que peso. Pero no hay tu tía.
En cuanto a aspecto físico, creo que yo sí que daría el pego como mujer-comodín, pero sólo en el físico, porque comoun hombre de ésos que quieren sentar cabeza viera cómo soy yo por dentro... te aseguro que saldría huyendo.
En fin.
Que me ha interesado mucho tu post.
Un abrazo guapa :)

Srta.Marta dijo...

pues tu punto de vista también es sumamente interesante Nana, pero sigo creyendo que tienden además a que sea como dije "socialmente aceptable" físicamente hablando y ya sabemos que eso, al día de hoy significa no tener sobrepeso. Pero me encanta tu comentario, sería además como un añadido a mi post. Gracias guapa!

vidimus dijo...

Igual es cuestión de darle la vuelta a tu enfoque. Veamos. Las mujeres a las que no les importa el qué dirán y su imagen, por lo general no desean una vida rutinaria y mucho menos ser la mujer florero o trofeo de algún hombre. Así que no les queda más remedio que ir a "pescar" mujer en el grupo más convencional.

Ahora bien, que tampoco descarto lo que comentáis de que hay hombres que quieren distintos tipos de mujeres según lo que vayan a hacer con ellas.

Creo que era en la película "Lo que el viento se llevó" (Gone with the wind) donde se comentaba que "para casarse, lo mejor es una blanca; para tener hijos una negra; y para fornicar una mulata".

A mí, particularmente, la imagen es lo primero que me entra, obviamente, pero la impresión dura muy poco, y enseguida se hace completamente prescindible si no va acompañada de otras cosas. Mi pareja será como tenga que ser, y al que no le guste, pues vale :-P

Srta.Marta dijo...

yo es que ademas, suelo darles miedito... no sé porqué...