jueves, 4 de marzo de 2010

ay que me da...

PERLAS MISOGINAS
.
La mujer moderna ha traicionado la condición de su sexo y se desvía de la función que le ha encomendado la Naturaleza, siendo principal culpable de la crisis por que atraviesa el matrimonio. Vemos a la mujer moderna entregada a los deportes, al alcohol, al tabaco, a fantasías literarias o artísticas, al juego de naipes, a la crítica cinematográfica doméstica, a cualesquiera ocupaciones menos la de acunar bebés. Las muñecas y juguetes similares yacen arrinconados mientras la nena monta en bicicleta, boxea con compañeros y compañeras o participa en el equipo de fútbol. ( Antonio Vallejo Nájera).

Los niños tienen juegos diferentes a los de las niñas. Si ya en esta edad observamos tendencia constante de un niño hacia las muñecas y los costureros, y de una niña para las escopetas y los sables; si vemos que el niño copia con complacencia las faenas del ama de casa y que la niña imita la profesión del padre, podemos estar seguros de que se trata de niños anormales, que necesitan ser tratados por un pediatra. Por lo que se relaciona con la elección profesional, los niños elegirán, desde pequeños, una ocupación masculina, mientras que las niñas querrán ser maestras, modistas, amas de casa. ( Rafael Ramos)

No haga la mujer gala de sus conocimientos si es que posee una formación intelectual mejor que la del esposo. Al hombre le gusta sentirse siempre superior a la mujer que ha elegido como compañera. ( Matilde Ruiz García)

Las muchachas deberán rehuir aquellos ejercicios cuya práctica, como la del ciclismo y la equitación, puede producir irritaciones genitales, que, en algunos casos, podrían ser el origen de excitaciones eróticas. ( José P. Oliveras, médico)

Si vuestro marido sale alguna noche y, por casualidad, está a punto de cruzar la puerta sin deciros adónde va, no os creáis autorizadas a exigirle que os diga lo que va a hacer. ( Doctor Canot).

Una mujer no leerá nunca una novela sin sentir en mayor o menor grado la idea de vivirla. Y esto basta para condenar por adelantado esas producciones literarias, aque siempre despiertan sensaciones dormidas, y que si no pueden hacer mal, no os harán tampoco ningún bien. ( José Baeteman).

Los hombres son, en general, más exactos y coordinados para los movimientos; pero las mujeres los sobrepasan en escribir y en habilidades manuales. Los hombres están mejor dotados para matemáticas, para la técnica y el dibujo, el contrario, las mujeres se interesan más por los idiomas extranjeros y por la lengua materna; pero la profesión de escritor corresponde más al hombre.( Consejo de Publicaciones de editorial Magisterio español)

Toda mujer bien nacida siempre será pasiva y débil, no empresarial o agresiva. Buscará el amor y la protección a su debilidad e inestabilidad interior, y lo encontrará en el hombre y en el hogar, no en la fábrica o en el bufete. Su vida será el agradar y hacer féliz, sacrificarse y acorger, dulce y espiritual...es decir,, ser mujer y ser madre: ahí está lo natural y lo divino, la felicidad y el destino de la mujer. Desviarla es desequilibrarla. ( Alberto Torres, Jesuíta, Para ella y ellos, 1963).

Yo no sé a qué será debido, pero he de consignar un hecho que no se me podrá negar: y es el de que la proporción de mujeres con título universitario que n o se casa es muy superior al de las que lo hacen sin poseer título académico. ¿ Será porque pierden su feminidad? ¿ Porque las mujeres sabias asustan a los hombres...que no lo son?. ( Federico Corominas, médico, Vida Conyugal y sexual, 1964.)

La mujer necesita servir a alguien, y si no las tiene a mano, va en busca de necesidades que satisfacer. En el servicio cordial y amoroso encuentra su gloria.
El juicio, que es siempre dualidad y sistancia entre dos términos, no es propio de la mujer, tan unitaria; ella no ha nacido para razonar o analizar; esto es la gloria y estigma del hombre. Los dos ( José María Cabodevilla, sacerdote, Hombre y mujer, 1960.)

Las mujeres muy sensuales suelen ser poco maternales, poco femeninas. Así pues, la frigidez sexual femenina no es causa de esterilidad. Las primeras buscan al hombre, las segundas a los hijos; mientras que en el varón la erección y eyaculación son imprescindibles para la concepción, en la mujer no se requiere, para que ésta ocurra, el orgasmo.

( Antonio Box Cospedal, médico, Higiene sexual expuesta a los adultos ilustrados, 1948).

1 comentario:

Nana Nicotina dijo...

La cita en la que se desaconseja la práctica de deportes tales como la equitación y el ciclismo corresponde a un librito que mi madre se leyó de joven. Un día lo encontré por ahí perdido, casualmente, y cuando lo abrí casi me da un soponcio.

Sinceramente, no me apetece decir nada respecto de todoas estas... estos despropósitos.

Hijos/as de puta. Dios.