sábado, 6 de marzo de 2010

Catadora

Muy amplio en boca, bien estructurado, con una entrada sedosa pero muy consistente; seguida de una evolución grasa, equilibrada, compleja de un denso y persistente cuerpo que nos revela su distinguido, personal y elegante bouquet, para dejar un largo, persistente y amargo postgusto.

Color rosado con tonos morados, azulados y algunos destellos rojizos. En nariz una intensa complejidad aromática (ahumados, vainillas, mantequilla, etc.).
En boca tiene un ataque amplio, sabroso y caliente, es redondo, untuoso. Elegante, equilibrado. Persistente. Final largo y profundo, definiéndose las impresiones fundamentalmente en la zona anterior.
Srta.Marta, 2009

3 comentarios:

Garrincha dijo...

chapó!

Nana Nicotina dijo...

Yo también soy muy fan de éste tipo de caldos.

vidimus dijo...

Vaya "cata". Cualquiera diría que no hablabas de un vino...