jueves, 5 de noviembre de 2009

No me acostumbro...


...a estar sentada tranquilamente en la parada esperando el bus leyendo mi libro  (ahora estoy con "Las memorias del Marqués de Sotoancho", de Ussía, a ver si me río un rato) y que pare un coche en el semáforo justo al lado y que el cretino que va sentado en el volante me mire, me silbe, me "chiste" (sí sí, eso de "shi shi") (lo miro de reojo por encima del libro, sin mover la cabeza) y me grite: "GOOOOOORDAAAAA" acompañado de unas sonoras carcajadas escojonándose, junto al cretino 2 que va en el asiento de al lado.
No me acostumbro y me jode el día. Pero no he llorado.
Y me jode, aunque me haga loca y "como que no he escuchado nada o no fuese conmigo".

12 comentarios:

Javi dijo...

Enhorabuena, sabes convivir con la estupidez. Te envidio, yo no he aprendido, cuando me hieren tiendo a sufrirlas mucho más.

vidimus dijo...

Como dice Javi, es un paso. Me recuerda a la entrada de un pueblo sevillano donde había varias pintadas que ponían sobre los paneles indicadores de las rotondas el mensaje "gordas no" pintadas con aerosol. La cantidad de gilis que hay sueltos por este mundo es tan grande...

"Tanto gilipollas... y tan pocas balas".

vidimus dijo...

P.D.: Muy sensual y muy guapa.

Mister T dijo...

Cuantísimo gilipollas por m2 habitan en nuestro alrededor. Marta_Marta la envidia les corroe...
Un saludote

YoMisma dijo...

Es impresionante cuanto subnormal hay por todas partes.

Hay quien nace estúpido y no se dará cuenta en toda su vida, bastante tienen los pobres.

Un besote,
YoMisma

Srta.Marta dijo...

Javi, llevo 37 años (bueno, no tantos lógicamente, pero desde el cole sí) viviendo rodeada de estúpidos prejuicios y teniendo que soporta una palabra como "gorda" como intento de humillación e insulto. Fui, soy y seré gorda, como tantísima gente (yo creo que en realidad, mayoría) y sigo sin entender porqué eso ofende -a la vista- a tanta gente...
A ellos "les miré -de reojo- pero no les ví" realmente por lo tanto no puedo decir si eran "perfectos"... en el fondo no estarán muy seguros de ellos mismos cuando necesitan ir así por la vida.

Srta.Marta dijo...

Vidimus, pues eso de la entrada de ese pueblo ya me parece para fusilar al personal, directamente, pero no lo voy a decir que luego me llaman extremista, nazi y esas cosas... yo nací, que no nazi... jajajaja dios que chiste más malo (¿chiste?)
Sensual y guapa? ein? la gorda? jajajajajaja Pues sí, qué pasa? y pa gustos, colores, como las opiniones, cada un@ con el suyo. Y bien guapa que estaba yo ayer. Y hoy.

Srta.Marta dijo...

Mister T, en el fondo creo que es que son tan infelices en su propia existencia que necesitan humillar (o intentarlo al menos) a los demás para sentirse "algo"... y luego la que va al terapeuta tengo que ser yo... manda cojones... gorda y mal hablada... anda que... y sí, desgraciadamente, vamos para atrás, y cada vez es mayor el número de gilipollas (femenino y masculino) que nos rodea. Al final me creo que es contagioso...

Srta.Marta dijo...

YoMisma, hija, qué me queda por decir ya...? nada, gracias por vuestro apoyo, en general :D.

vidimus dijo...

En efecto, los maltratadores / abusadores del tipo que sea parten todos de sus propios complejos e inseguridades, amén de haber sufrido ellos en sus carnes esos mismos maltratos. Y no lo digo yo, lo dicen los estudios e informes que hay sobre el tema, así como uno de los últimos cursos que he hecho donde dedicaban un extensísimo tema al acoso escolar. Como bien dices, es irónico que sean luego las víctimas las que tengan que ir al psicólogo, cuando los que están mal de la cabeza son ellos. Pero la vida es así de injusta.

Lo de los carteles, pues imagínate. Yo iba con una persona que los tenía que ver cada día porque vive en ese pueblo y sufre las mismas situaciones que tú describes.

A mí también me han insultado mucho ya que da igual cómo seas porque los descerebrados siempre insultan a aquel al que ven diferente o del que tienen algún complejo y lo pagan con él. A mí ya me resbala lo que me diga cualquier desconocido. La opinión que me interesa es la de la gente que tengo a mi alrededor y que se preocupan por mí y yo por ellos. Al resto, que les den.

Aún así reconozco que no es nada fácil sobrellevar la situación y que hay días en los que no puedes más y te hacen daño, que es el fondo lo único que buscan: el ver como hay alguien más infeliz que ellos. Animalicos...

Ánimo.

Srta.Marta dijo...

sabes qué pasa? que en el cole y el instituto, cuando ocurría (joder, la canción de "tengo una vaca lechera" era hit en el patio) al menos me desahogaba sacudiéndoles dos yoyas... ahora como hay que contenerse... jajajaja... cuánto sale la leche? a 60 euros en el juzgado? tenga Sr. Juez, 600 € y doy 10 (eso dice un amigo abogado, me parto)

vidimus dijo...

Lo que dice tu amigo abogado yo lo había escuchado como un chiste. Pero bien mirado, la justicia en este país es un chiste...