jueves, 28 de enero de 2010

Resignación


Por eso, Dios y Señor,
porque por amor me hieres,
porque con inmenso amor
pruebas con mayor dolor
a las almas que más quieres.
Porque sufrir es curar
las llagas del corazón;
porque sé que me has de dar
consuelo y resignación
a medida del pesar;
por tu bondad y tu amor,
porque lo mandas y quieres,
porque es tuyo mi dolor…,
¡Bendita sea Señor,
la mano con que me hieres!

José María Pemán

1 comentario:

Paco Merlo Ansin dijo...

Hola, ahora que ya se han acabado todos los excesos he puesto unas fotos muy bonitas en mi blog, son de fantasmas. A lo mejor te gustan y quieres coger alguna para poner aquí con estas cosas tan bonitas que escribes. A mí me hace mucha ilusión.