miércoles, 20 de enero de 2010

Amuletos

DARUMA es uno de los amuletos más queridos por los japoneses. El muñeco carece de brazos, piernas y ojos, y se considera un talismán de la buena suerte que, en especial, ayuda a levantarse a quien tropieza en los obstáculos del camino de la vida ( nana - korobi - ya - oki , "si siete veces tropiezas, ocho te levantarás").
Constituye asimismo, el emblema de los propósitos. Los nipones suelen acudir al templo y comprar un Daruma (sin ojos), al que formularle un deseo o intención: al muñeco, entonces, se le pinta un solo ojo. El segundo ojo tendrá que esperar a que el deseo o el propósito formulado se haga realidad.

.
.

El Maneki Neko ( 招き猫 ) es uno de los amuletos más comunes de la cultura japonesa. Tradicionalmente tenía la forma de un gato con la pata levantada y, dependiendo de la pata que fuera, significaba “suerte y salud” o “dinero y clientela”.
Actualmente suele llevar pilas y la pata se mueve como si llamara la atención o tratara de atraer algo, normalmente dinero, pero existe un código de colores dependiendo del cual, el gato nos puede ayudar o proteger de varias cosas.

- El verde : Cuidará de la seguridad en nuestro hogar
- El Blanco : Te dará buena suerte en los negocios.
- El Azul : Te ayudará a cumplir tus sueños
- El Rojo : Te garantiza éxito en el amor
- El dorado : Hará que mejore tu economía
- El negro : Evitará el mal agüero y aumentará tu felicidad
- EL rosa : Te ayudará a elegir la persona con la que contraer matrimonio

Yo tengo desde hace meses un minino dorado y otro blanco con patita móvil que lo quería desde hace años y ahora se han puesto de moda... friki soy...



2 comentarios:

Nana Nicotina dijo...

Yo una vez vi un documental en el que explicaban que una noche de tormenta, un samurai, que iba camino de un templo, fue sorprendido por la lluvia a mitad de un sendero, y se refugió debajo de un árbol, sin darse cuenta del peligro que entraña hacer eso cuando hay tormenta. La leyenda decía que, entonces, vio en el camino un gato blanco, que le llamaba, con la pata levantada. El guerrero se fue hacia él, y justo al alejarse del árbol, éste fue fulminado por un rayo. Por eso el gatico este simboliza la buena suerte :)
A mi Japón me flipa [acabo de leer Confesiones de una máscara, de Mishima, y estoy con La Presa, de Kenzaburo Oé, ambos muy recomendables, en caso de que no los hayas leído :)]. Me ha encantado lo del Daruma. No lo sabía.
Un abrazo, guapa.

Srta. Marta dijo...

Bueno, sí alguien que suele comentar aquí lee esto, he perdido la cuenta con la que hacía el blog, lamentablemente y no hay manera de recuperarla. Desconozco si ha sido interceptada o qué ha pasado, pero google-gmail no me devuelve la misma, no restablece mi contraseña ni reconoce mi respuesta a la pregunta de seguridad, así que, de momento y si ésto no cambia, el blog tiene entradas programadas hasta finales de marzo, primeros de abril, después, como diría un portugués: FECHADO.
Con el otro, con Posología, hay entradas programadas hasta final de febrero, primeros de marzo creo recordar, ese lo llevaba más retrasado. Si abro otro blog, ya lo iré comentando por aquí.